Remasterizando a The Beatles

Publicado: 18 de abril de 2012 en General, Producción 5.1

Guy Massey, Paul Hicks & Steve Rooke

Publicado en SOS Octubre del  2009

Los Proyectos de remasterización no vienen tan grandes como este: Un Equipo de Ingenieros pasó cuatro años en Abbey Road, creando la colección definitiva de The Beatles.

Por Sam Inglis. Traducción al español: Juan Soriano.

“El material de hoy no tiene dinámica del todo”, dice el ingeniero de masterización Steve Rooke. “Todo está realmente muy aplastado, y si The Beatles grabaran sus discos hoy. Estoy seguro de que estarían aplastando su música. Pero todos hemos vivido con el sonido y la dinámica de The Beatles. Nosotros no queremos destruir nada, sino que apelar a la forma en que los CDs se venden hoy en día.”

El tema sobre si se aplica o no limitación era solo uno de los muchos dilemas que enfrentó el equipo de Abbey Road – Encabezado por Allan Rouse, y que incluyó a Steve Rooke y los ingenieros Guy Massey, Paul Hicks, Sean Magee y Sam Okell – que trabajó durante cuatro años para crear las versiones digitales definitivas del más importante catalogo del mundo de la música Pop. “Sabemos que nuestro trabajo será puesto bajo el microscopio”, admite Guy Massey, “pero no se puede pensar sobre aquello en esos términos, porque nunca conseguirías hacer nada, sería como aquellas personas que hablan de ese tipo de cosas, ¿les gustará esto?, tal vez no debería hacerlo”.

Enfrentados por un lado, a las demandas de los puristas, y por otro lado, a las expectativas de los oyentes modernos, el equipo optó por tomar dos direcciones a la vez. Para los coleccionistas y amantes del sonido, crearon un box set que incluye todas las versiones originales en mono, de los discos de The Beatles (Menos de Abbey Road, que no se mezcló en mono, y Yellow Submarine, donde la mezcla mono original estaba basada en la mezcla estéreo) que en su mayor parte es tan fiel cómo es posible a la fuente original. Simultáneamente, volvieron a trabajar en el catalogo estéreo para lanzar un segundo box set, también disponibles como discos individuales nuevamente tratando el material con respecto, pero no renunciando a la aplicación de la tecnología moderna, si se considera que esa fidelidad puede ser mejorada.

Aquí, Allá  y en todos lados.  (Here, there and Everywhere)

¿Entonces, por qué la necesidad de remasterizar en primer lugar? Bueno, por una cosa, el catálogo existente de The Beatles en CD era incompleto. Cuando por primera vez los discos fueron traspasados en formato digital, George Martin tomó la decisión de usar las versiones Mono de los cuatro primeros discos y las versiones estéreo de los demás discos – a pesar de que, como Guy dice, “el mono siempre fue “La” mezcla, en Sgt Pepper pasaron tres semanas mezclando de esa forma (en Mono), mientras que la mezcla estéreo fue hecha en tres días”.

“Me pareció bastaste fascinante”, dice Paul Hicks, “porque yo no estaba familiarizado con todas las mezclas mono de los discos, y es interesante escuchar cuan diferente es el fundido desde “Sargent Pepper Reprise” a “A day in the Life” – que es muy diferente en la mezcla mono versus la mezcla estéreo” – Y en “Lucy on the Sky”, la mezcla mono está cargada de modulación de fase (Phasing) en todo el camino a través de los versos vocales, y eso la mezcla estéreo no lo tiene. Es fascinante, que se considera ahora para tener un máster y que se consideraba en los 60’s, y las diferencias.”

Aun más, como Paul explica, “Cuando los CDs fueron lanzados en los 80’s, George Martin decidió que quería remezclar “Help” y “Rubber Soul”. Así que básicamente, los CDs que todo el mundo conoce de esos dos discos, son en realidad nuevas mezclas que se hicieron en los 80’s por Geoff Emerick y George Martin.” (La mezcla estéreo original de esos dos discos está incluida en el box set Mono).

Está también el tema de la calidad de audio. El catálogo fue digitalizado por primera vez en 1986, y aunque esta digitalización estaba bien para los estándares de ese tiempo, la mejora en audio digital desde entonces ha sido enorme. “La gente se mostró decepcionada con los CDs originales, y creo que definitivamente dimos un paso adelante, pero no creo que esos discos suenen horribles”, dice Guy Massey. El cree que el equipo de los 80’s aplicó un poco de reducción de ruido digital, en perjuicio de los CDs originales. Pero acredita a la mejora de sonido actual,  sobre todo a la nueva transferencia que se hizo desde las cintas originales: “Siempre tuvimos los CDs originales en una sesión de Protools,  y siempre nos referíamos a ellos. Inmediatamente, esto fue mucho mejor”.

“Creo que una de las cosas que notará la gente es que se tiene un poco mas de definición en los bajos y agudos, y la mayoría de lo que está ahí fue lo que salió desde las cintas”, Añade Paul.

De mi para ti (From me to you)

El proceso de transferencia se trató sin duda con el mayor cuidado. “Tuvimos un par de buenas semanas básicamente chequeando y comprobando cosas como las maquinas de cinta”, dice Paul. “Obviamente, un lugar como Abbey Road, tiene un montón de cintas de prueba desde hace años. El objetivo principal era no apresurar eso, experimentamos con diferentes maquinas. Tratamos algunas con cosas como preamplificadores de tubos, pero nada de eso se dejo al azar. Terminamos decidiendo por la Studer A80 – Solo hemos usado nuestros oídos con criterio”

Una maquina que nunca entró dentro de la ecuación, fue la “Máquina de grabación de cinta Británica” propiedad de EMI, que había grabado los Masters en primer lugar. “Ellos tenían algunas guardadas en algún lugar de Hayes, pero no estaban en condiciones de funcionar apropiadamente,” dice Guy. “Habría sido muy dificultoso volver a poner la maquina a punto, para volver a funcionar como a finales de los 60’s.”

Debido a su importancia, los Masters análogos han sido escrupulosamente mantenidos y archivados. “Todas las cintas de The Beatles están en fantástico orden, tanto las multipistas originales así como las cintas de ¼ de pulgada” dice Paul entusiastamente. “Guy y yo hemos estado haciendo cosas relacionadas con The Beatles durante unos 15 años, dentro y fuera, y nunca habíamos preparado una cinta de The Beatles. La formula en esa cinta EMI es simplemente fantástica. El único asunto con que nos encontramos, es que había que ser increíblemente cuidadosos cuando estábamos transfiriendo las cintas – y especialmente con las cintas que tenían las mezclas Mono, que no habían sido tocadas en 40 años – porque un montón de pegamento se había secado en la edición. Así que cuando se preparaba la cinta, tenias que ser muy cuidadoso, porque una gran cantidad de las ediciones (Cortes) se separaban cuando estabas enrollando la cinta. ¡Tuvimos que ponernos los guantes!”

“Para el proceso de transferencia y archivo, lo hicimos canción por canción” continua Guy. “Así que si las cintas se separaban cuando estábamos haciendo el proceso, reemplazábamos todos los empalmes – misma longitud, los mediamos todos y nos asegurábamos que estaban perfectos – y  así canción por canción fuimos transfiriendo las cintas. Transferíamos la primera, luego retrocedíamos, y limpiábamos toda la cinta nuevamente. A principio de cada semana, desmagnetizábamos los cabezales. Teníamos un lector de velocidad en la maquina todo el tiempo, así sabíamos que estaba corriendo a la velocidad correcta”

“Alineamos y luego reproducíamos la cinta, chequeando manualmente el Azimituh”(Operación que consiste en llevar los entrehierros de los cabezales de registro y de lectura a formar un ángulo determinado con el sentido de movimiento de la cinta), dice Paul. “Es increíble que solo ajustando eso, nada más,  puedes llegar a potenciar la parte de las frecuencias altas. Esa fue una parte importante del proceso de transferencia”

Arreglando un Agujero (Fixing a Hole)

Los archivos digitales fueron grabados en Pro Tools a 192 Khz y 24 bits, a través de un convertidor Análogo-Digital Prism. “El sistema de Pro Tools fue tratado como una máquina de cinta”, dice Paul. Guy retoma la historia: “Hubo un periodo de escucha, una vez que el disco había sido transferido y todos estaban felices con las transferencias. Teníamos hojas detalladas con las letras y el tiempo, y entre todos nosotros, identificamos las áreas que queríamos remover – Clicks, Pops, si podíamos hacerlo. Teníamos el lujo de ir atrás hacia las multipistas y decir “¿Es ese un ruido eléctrico?, Si así es. Entonces saquémoslo.” En “Kansas City” (del disco Beatles for Sale), la versión estéreo, hay un gran salto que es muy notorio. Usamos un retoque en CEDAR (Software) para arreglar problemas como ese. Y luego cortamos esas porciones arregladas en el archivo Máster, por lo que no era un proceso completo de la canción lo que hacíamos ahí. En algunas pistas había un buen numero de ediciones que tuvimos que hacer.”

La reducción de ruido, por su parte, se limito a espacios y Fades (In-Out). “Hasta que no exista un sistema de reducción de ruido que funcione correctamente y no tome el aire y ese tipo de cosas que la reducción de ruido saca, no queremos usarlo”, insiste Guy. “Lo usamos en los espacios, si solo hay silbido de cinta (Hiss), lo usamos de forma muy sutil. En menos del 1 por ciento de todo el proceso”.

La cantidad de restauración que se podía hacer era, por supuesto, limitada por el hecho de que se trabaja solo con los Masters de la grabación – aunque, en algunos casos, teóricamente habría sido posible volver hacia las multipistas para una solución mucho más limpia. “Si hay algunas cosas de gama baja como viento o pop en la pista vocal, o algo así, no hubiésemos sido capaces de lograr una reducción tan grande, como la voz no está por si sola en el canal derecho” admite Guy. “Las personas nos preguntaban si podíamos poner un espacio en un pedacito (desde la multipista), pero era como “No, estamos tratando con los Masters de las mezclas. Eso es lo que se hace, eso es lo que estamos presentando”.

“Este es un proyecto de remasterización”, agrega Paul. “Se trata básicamente de tomar lo que George Martin, Norman Smith y Geoff Emerick consideraban lo que sería un Máster y luego hacer que suene tan bien como sea posible”.

Incluso en ese tiempo, la idea de emitir los primeros discos de The Beatles en estéreo difuminaba la frontera entre una remezcla y una remasterización. Estos se registraron en dos pistas, pero la mezcla mono dominaba el mercado en ese momento. “Las mezclas estéreo son teóricamente multipistas, debido a que son el predecesor de las grabadoras a 4 pistas”, Explica Paul. “Tienes a la banda a la izquierda, y las voces al otro lado. El propósito de ello era que se podía balancear la mezcla mono con mayor detalle”.

En Teoría, entonces habría sido posible volver a equilibrar las voces con los instrumentos, pero como Guy explica, fueron cuidadosos en preservar los niveles con que fueron hechos los Masters Mono originales. “Obviamente, si decidimos que nos gusta un poco mas de guitarra dentro del equilibrio que esto produce en la banda, entonces luego se incrementa el canal izquierdo en una cantidad adecuada para re balancear la voz en él; o similarmente, si queremos Ecualizar un poco la voz, entonces cambiamos un poco el equilibrio de modo que hacemos un poco de trampa en ese sentido, pero no estamos remezclando. Entonces alteramos el equilibrio de alguna manera porque queríamos ecualizar con bastante precisión. Pero siempre lo probábamos en Mono, para estar seguros de que no estábamos destruyendo el balance de la mezcla original”.

Obtener lo mejor / Getting Better

Después que las transferencias y la restauración se completó. El proceso de pasterización actual comenzó, con Guy y Steve haciendo frente a la mayor parte de los discos en estéreo, mientras que Paul y el “Abbey Road” Sean Magee manejaron los discos Mono. Steve Rooke retoma el relato: “Guy y Paul vinieron a mi lugar de trabajo, queríamos escuchar lo que ahora era la versión limpia de los Masters, y decidir como íbamos a hacer frente a cada canción. Tomamos cada canción a la vez, y tratamos de sacar el máximo partido de ella en cuanto a sonido se refiere. Siempre tuvimos cuidado de no ir demasiado lejos, porque se trataba de trabajar con The Beatles, y todo el mundo conoce el sonido de The Beatles, pero queríamos darle al publico el mejor sonido que podíamos conseguir. Así que tratamos de conseguir la mayor separación tanto en los instrumentos, como la mayor claridad y fidelidad posible. Si podíamos poner un poco más de bajo o de bombo y darle un poco más de realce, lo hacíamos. Así que escuchamos cada canción a la vez, y una vez que quedábamos felices con el sonido, lo poníamos en mi estación de trabajo. Tomó cerca de un día hacer  14 canciones, mas menos algo así”.

Aparte de los retoques quirúrgicos, los cuales fueron hechos con un ecualizador digital Prism. La ecualización se realizo usando una pieza casi del mismo periodo de la historia de Abbey Road: “Trabajamos a través de una consola original EMI TG, que data alrededor de 1972”, explica Steve Rooke. “Pasamos las canciones a través de esa consola, y una vez que todo estaba en la estación de trabajo lo compilamos en el orden que queríamos, realizamos el proceso, ya sea limitar y luego capturábamos a CD”.

“Muchas de las cosas fueron transferidas de forma plana y a la izquierda, porque no hay un punto para arreglar aquellas cosas perfectamente” Agrega Guy. “En un  centenar de pistas, quizás, hicimos pequeños retoques de ecualización, si sentíamos que algo faltaba en la mezcla. Mucho de eso fue muy sutil”

¿Qué pasa entonces con el polémico proceso de limitación que se aplica a los discos estéreo, y que produce un aumento del nivel de 3-4 dB? “Hemos utilizado un Junger D01, que nos pareció adecuado para el sonido que estábamos buscando”, dice Steve. “Tenemos varios limitadores  en la estación de trabajo. Todos ellos tienen un sonido diferente y también diferentes efectos, pero este parecía ser el más plano en su respuesta, si se quiere. No queríamos que el limitador cambiara nada del sonido que habíamos conseguido, por eso se utilizo con mucha sutiliza y discreción”.

“Cuando aplicamos la limitación, queríamos que el nivel fuera correcto con la captura original, y escuchábamos atentamente  por si había cualquier error, asegurándonos que no había un aumento brusco o cualquier otra cosa” Explica Guy. “Lo hemos utilizado puramente como una etapa de ganancia de nivel, por decirlo de una manera. Así que la canción que suena más “fuerte” estaría siendo limitada un poco, pero en el resto solo sería una corrección de nivel”.

Se hizo una amplia referencia no solo a los CDs originales, sino también a los discos de vinilo, que en algunos casos, representaban las versiones definitivas en cuanto a los oyentes se refiere. Estos discos habían sido “cortados” en Abbey Road, lo que significa que el equipo tuvo acceso a las notas de “corte” original, como a los discos resultantes. “Es muy interesante ver lo que se hizo”, dice Guy. “A menudo, quizás no tanto. Tenían que filtrar un poco los bajos para cortar el vinilo y obtener un sonido más “fuerte”, y eso obviamente adhería un poco de agudos en el centro (Para compensar, lo que se llamaba “perdida de diámetro”)”.

Sin embargo hay debate entre el purismo y los gustos modernos, es sobre la diferencia que existe entre algunas canciones. “En los 60’s, había una serie de reglas que hacían que un disco tuviera espacio entre las canciones,  se trataba de tener 6 segundos por canción, lo que obviamente es increíblemente largo para los estándares de hoy”, dice Paul. “Así que en los discos Mono, decidimos dejarlos exactamente así, pero en los discos estéreo fuimos un poco más creativos”.

“Incluso en los CDs de los 80’s sentimos que eso aun era un poco largo”, dice Guy. “Algunos de ellos los acortamos un poco. Así que lo hicimos de una manera más musical”.

Las remasterizaciones se revisaron escuchándolas y chequeándolas varias veces, después de chequear los CDs, estos fueron enviados a las oficinas centrales de Apple para su aprobación. Tal era la fe de los Beatles sobrevivientes en el equipo que el proyecto se ejecutó hasta el final sin ninguna intervención. “Básicamente, Apple nos dijo, ¡Manos a la obra!”, menciona Paul. “Así lo hicimos y estábamos contentos de haber enviado los discos fuera de Apple, hacia los accionistas – es decir Paul McCartney, Ringo Starr, Yoko Ono y Olivia Harrison.”

“Y el teléfono no sonó”,  dice Guy, con evidente alivio, Hace una pausa por un segundo “¡Aun no!”.

 

Esta es una traducción del artículo “Remastering The Beatles”, publicado en Octubre del 2009.

Artículo original escrito por Sam Inglis.

comentarios
  1. Andrés dice:

    Interesante, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s